Toshiradas

Un momento para reflexionar

Hace mucho que no escribo acerca de lo que esta pasando en México y es que hay tantos temas que no se ni por dónde empezar…

Este fin de semana, me entero que hubo una balacera en medio de un partido de futbol, donde la gente se tiro al piso para cubrirse de alguna posible bala perdida, para después salir corriendo del estadio y al ver las imagenes solo puedo decir que me dio mucha tristeza y coraje, ver que a pesar de estar en un lugar familiar esto haya pasado.

Lamentablemente inmediatamente comencé a leer muchos comentarios que lejos de dar una solución solo hacen más evidente que ya muchos de los mexicanos están tan artos de estos actos violentos que piensan que aplicando más violencia esto se acabará, pero definitivamente no estamos tratando con niños que con un castigo o una gran reprenda no lo vuelven a hacer.

«Ojo por ojo, y el mundo acabará ciego»

Gandhi

No voy a hablar de aquellas personas que hacen daño, porque el tema está más que gastado, porque se han olvidado que estos actos se regresan, porque no creo que pueda usar adjetivos calificativos o excusas bonitas para lo que hacen, porque nadie tiene derecho de quitarle la vida a ningún ser vivo..

Lo que si puedo decir es que queda en cada una de las personas hacer la diferencia, porque estamos en una sociedad fría, donde se ha perdido el respeto por el lugar de los demás, porque ahora no entiendo dónde quedó la cortesía y eso comienza a quebrarnos. Todo puede comenzar por un pequeño: porfavor, gracias y con permiso, en donde una sonrisa pueda espacirse y generar muchas otras, todo comienza por un pequeño cambio de actitud ante la vida, se que estamos en una época caotica, de tráfico, de stress, de necesitar dinero, hasta de cuidar la apariencia física, pero no dejemos de lado alimentar el alma de la cual nos hemos olvidado. Recordemos que hay un kharma, causa/efecto esta vida pasa factura y si nosotros hacemos cosas buenas, buenas cosas nos pasaran, tarde o temprano todo se retribuye.

Aún tengo esperanza que las cosas se pueden arreglar, el amor y la educación son la clave.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.