Toshiradas

Semana dos

Después de tantas promesas… por fin escribo… Disculpen ustedes, no he parado en toda la semana de tanto trabajo 🙂

Sábado 24

Alguna vez escucharon eso de que en este lado del mundo las cosas electrónicas eran más baratas? Pues es un tanto cierto y un tanto mentira. Resulta que para mi Nintendo 2DS es súper necesario tener el cargador original y con el voltage correcto, por lo tanto salimos a buscarlo (aún no lo he encontrado).

El distrito se llama Wan Chai y es ahí donde existe un centro comercial lleno de tecnología (algo así como Meave o la Plaza de la Computación en el centro del DF). No encontré el cargador, pero encontramos accesorios de Apple como a mitad de precio y lentes para cámara de todos los tamaños.

Saliendo de esa plaza, teníamos ganas de regresar a Kowloon a la Avenue of the Stars y como estabamos muy cerca de un muelle pudimos llegar en ferri. Sí, la experiencia más mareadora de todo el viaje, pero la más económica ya que mientras subirte al metro y recorrer 2 estaciones te está costando al rededor de 8 HKD este ferri de isla a isla está en 3.4 HKD.

Recorrer la ciudad es muy agotador, pero me encanta!

img3

img1

img2

 

Domingo 25

Gracias a la película de Iceman nos enteramos de que existía el templo de los 10 mil Budas y corriendo fuimos el domingo.

Viajar en el metro de HK es muy tranquilo y cómodo, todo es limpio y se recorre sin problema, pero al cambiar al tren uno comienza a darse cuenta que no hacia las afueras (llendo al sur) el estátus económico va cambiando y se dejan de ver los extranjeros, los coches lujosos y las tiendas mamonas.

Al llegar a la entrada del templo nos dimos cuenta que había que subir muchas escaleras ya que está en lo alto de una montaña. La primera sección de este templo consta de la casa principal, una torre y muchos más Budas (un poco obvio).

img4

img5

img6

 

Los cines

El lunes me di la oportunidad de ir al cine y uno no se imagina que son tan sencillos.

Parecía un teatro: muy pocas butacas y olía fuertemente a cigarro encerrado de mucho tiempo. Supongo que ya está viejo y decidieron mantenerlo tradicional.

También los combos y golosinas que conocía estan muy lejos de ser parecidos: las palomitas y el refresco son muy pequeños, además de que venden pocas golosinas y no hay Icee.

Muchas gracias a todos por leerme, perdón la demora de este post, pero a veces el trabajo no me deja mucho tiempo libre. Mientras pásen a ver las imágenes, se van a enamorar de esta ciudad así como yo lo estoy haciendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.