Toshiradas

Embarazada en tierra sin tacos

Estar embarazada sin duda es una de las cosas que más he estado disfrutando a pesar de los malestares y de los dolocillos que llegué a sentir y sobre todo de la falta de antojitos mexicanos que en los momentos menos esperados se me antojaban demasiado. No puedo evitar pensar cómo hubiese sido mi experiencia si hubiera estado en mi país, pero no me arrepiento de haberme embarcado en esta aventura con todo lo que implicaba.

En estos casi 2 meses de vida de mi niña, puedo decir que la parenthood es un reto… un momento es una tormenta y al siguiente es placentero y bello… todo un cúmulo de emociones.

Notas mentales…

1.-En Asia el tiempo gestacional es de 40 semanas (10 meses), pero el bebé puede nacer 3 semanas antes o una semana después de esas 40 semanas.

2.- La epidural fue mi mejor amiga, pero no la de mi bebé. Yo estaba tan dopada que me estaba quedando dormida, eso sí; no sentí ni gota de dolor…

3.- Los bebés deben comer cada 2 horas de menos las primeras 4 semanas. Debido a que mi bebé los primeros días dormía y casi no comía se le desató la jaundice (ictericia = altos niveles de bilirrubina en el recién nacido) y su piel comenzó a tornarse amarilla. Ignorábamos que podía pasar eso y nos asustamos mucho, per0 al los días y de la buena alimentación mi bebé bajó los niveles de bilirrubina sin necesidad de ingresar a la fototerapia.

4.- Los bebés se asustan con sus propias manitas. Yo lo descubrí en la primera noche y estaba sorprendida porque nunca había entendido por qué los amarraban de a “taquito”.

5.- Si no era suficiente con las desveladas… Los cólicos aparecieron a la 3era semana y por varias noches nos la pasamos en vela sin saber qué hacer, lloraba tan intensamente que tuvimos que recurrir a las wind drops.

6.- El baño por las noches ha hecho maravillas en su horario para dormir… Poco a poco nos hemos acoplado, pero ha sido importante mantener la rutina.

7.- Hay muchas manos y corazones dispuestos a ayudar, la clave está en escuchar todo y optar por la mejor solución (déjome llevar por el instinto materno).

8.- Hablando de cólicos… Nunca, nunca, nunca le pregunten a un asiático si se le puede dar té a un bebé, nunca olvidaré la cara de los doctores al pensar que le iba a dar té chino (saturado de cafeina) a mi bebé… Y sí… aquí es muuuuuy difícil, casi imposible, encontrar manzanilla o hierbabuena fresca, por lo tanto el té está descartado.

9.- Tampoco se les ocurra preguntarle a las enfermeras acerca de ponerle aretes a un recién nacido… Ahora que lo pienso… Me sorprende que me hayan dejado salir con mi bebé (jejeje)

10.- Unidos, se crean cosas hermosas. Gracias a mi esposo, por ser como es <3

El viaje apenas comienza, es un deleite ver crecer a mi bebé. Yo recuerdo que una de mis mejores amigas me decía que el primer mes era de mucha paciencia y ¡vaya que tenía razón!… A veces tengo ganas de salir corriendo, de tomar una copa de vino tinto o simplemente darme por vencida. Muchas veces me he dado de topes al no saber por qué llora o por qué no se duerme si al parecer ya está todo en órden y seguramente aún falta tiempo para enter todos los enigmas, pero “esto también pasará”…